El violonchelo de Casals vuelve a la vida en Estados Unidos

Todo comenzó hace dos años. El violonchelista Amit Peled cogía su instrumento en Washington para tocar ante Marta Casals, la viuda del maestro. Tras interpretar una serie de pasajes, ella le invitó a una copa de vino y le dijo que era un gran chico. Meses después, el israelí recibía una noticia que nunca hubiera soñado cuando era niño y se enamoró del chelo escuchando una cinta de Casals: el instrumento del músico catalán iba a estar en sus manos para devolverle la vida, para llevarlo a pequeñas ciudades de Estados Unidos en una gira que arranca mañana viernes. En enero se podrá escuchar en España, en recitales en Pontevedra, Gijón, Oviedo y Lugo.

Peled viajará en coche, y dice que en el automóvil irán también el pianista y Pablo. Así es como llama al instrumento de Matteo Gofriller que tocaba Casals y que está datado en torno 1700. "Vamos a conducir por 15 Estados, ensayaremos en la sala, luego el concierto, dormir en el hotel y de nuevo al coche por la mañana hasta el siguiente destino. Algo muy parecido a lo que hizo Casals cuando era joven e hizo una gira por EE UU. Fueron tres meses pero se movió por el país en tren, y allí donde se hacía una parada, daba un concierto y se marchaba. Por muchos de los lugares donde voy a tocar pasó Casals con este mismo chelo hace décadas", dice. Lejos de las grandes ciudades, porque Casals pensaba que había que llevar la música al mundo, y el mundo a la música.